martes, 30 de junio de 2015

"JESÚS ES SEÑOR DE VIDA Y NO DE MUERTE"

La vida muchas veces es muy dura y nos sentimos al borde de la desesperanza y el desconsuelo. En estos casos debemos acudir a Jesús con confianza, como Señor que es de la salud y de la vida, no especialmente de la salud y de la vida del cuerpo, sino sobre todo de la salud y de la vida del alma. El cuerpo puede estar débil  y enfermo, pero si el alma está ilusionada y sana, la persona, como tal, puede vivir serena y feliz. La fe en Jesús puede darle al alma la paz y la tranquilidad que no le da el cuerpo. Todos conocemos ejemplos de personas corporalmente enfermas que viven con el alma llena de ilusión y fuerza.

Palabras de nuestro Sr. Cura Luis Miguel Juárez Hernández
                                                    









No hay comentarios.:

Publicar un comentario