domingo, 10 de enero de 2016

"EL BAUTISMO DEL SEÑOR"

El tiempo de NAVIDAD que concluye hoy, nos ha hecho contemplar al Niño Jesús en la pobreza de la cueva de Belén, cuidado amorosamente por María y José. Cada hijo que nace de Dios lo encomienda a sus padres; por eso; ¡cuán importe es la familia fundada en el matrimonio, cuna de la vida y del amor! La casa de Nazaret, donde vive la Sagrada Familia, es modelo y escuela de sencillez, paciencia y armonía para todas las familias cristianas. Le pedimos al Señor que también nuestras familias sean lugares acogedoras, donde todo pequeño pueda crecer, no solo con buena salud, sino también en la fe y en el AMOR de Dios.
El relato del Evangelio San Lucas, que escuchamos hoy, presenta a Jesús mezclado con la gente mientras se dirige a San Juan Bautista para ser bautizado. Cuando recibió el Bautismo, escribe San Lucas:" Estaba en oración" (Lc. 3,21). Jesús habla con su Padre. Y habló no sólo por sí, sino que también habló de nosotros y por nosotros; habló de mí, de ti, de todos. Jesús entra en contacto con su Padre y el cielo se abre sobre Él. Eso sucede cuando cada humano recibimos el BAUTISMO; el cielo se abre sobre nosotros en el Sacramento por el contacto con Jesús en la realidad de nuestro BAUTISMO.



Los que se acercan a la persona de Jesús, insertándolos en la vida de Cristo, deben ser educados en la fe con enseñanzas y ejemplos de vida cristiana, siendo coherentes; oremos por ellos y caminemos en la comunidad eclesial.

                                                                                                Pbro. Enrique Pérez Muñoz

No hay comentarios.:

Publicar un comentario